En que creemos

 

Estamos a punto de entrar en la época navideña esto implica familia festejo y cuantas cosas más. No hay cosa más difícil que pasar una navidad y estar separados de nuestra pareja; sí que es una cosa muy difícil y dura de soportar

Yo quiero hoy motivar a los que están en esta situación a leer este pequeño artículo y reflexionar por medio de él. También a las parejas que aunque no están separadas de hecho pero viven juntas y están como si estuvieran a miles de kilómetros de distancia una de la otra ¿Les gustaría ser un matrimonio fuerte?

Un matrimonio fuerte se construye de a dos y este tiene la capacidad de fortalecer toda la familia, en la sociedad que vivimos no es fácil encontrar estos matrimonios y es tan necesario que los haya. Digo esto porque se necesitan ejemplos a seguir y se necesitan ejemplos a ver para que nos motiven a luchar cada día

Un matrimonio fuerte no es cuestión de conseguir un buen compañero o una buena compañera, sino que se requiere cooperación de los dos y algunas decisiones que se deben tomar para lograrlo que son:

Buscar siempre soluciones a las crisis: Las crisis en los matrimonios son “normales” digo normales porque siempre existen puntos de diferencia, estas diferencias son naturales por el hecho de ser de un sexo diferente y de percibir las cosas de forma distintas o verlas sencillamente desde otra perspectiva. Recordemos que venimos de diferentes familias y hemos sido educados de forma distinta y aprendimos a resolver los problemas en nuestro primer núcleo familiar (nuestros padres) y ahora debemos resolverlos en nuestro nuevo núcleo familiar.

Muchas parejas viven por años discutiendo sin formar un propio método de resolución de problemas en su nuevo núcleo.

Crear una cultura de discusión para lograr la solución: Discutir no es pelear, discutir es “expresar como vemos nosotros la situación” y luego “escuchar como el otro la ve” y finalmente “buscar la salida que nos beneficie a todos y que sea la que menos daño haga a todos”. Aprende a discutir con tu pareja para luego encontrar la solución.

Nunca separarse, ni en la relación, ni en la discusión: Tratar de acercarse siempre al otro, recuerde esto es fundamental, mientras usted permanezca cerca habrá dialogo y una salida, desde el momento en que usted se separa será muy difícil volver a unir y mientras más pase el tiempo es peor.

Si usted se separa sufrirá dolor y vea porque:

Génesis 2:24 (RVR1960)

24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Usted es una sola carne con su pareja y cualquier intento de separarse le producirá un dolor parecido al que le produciría a usted tratar de arrancarse algún miembro de su cuerpo.

Su guía es la palabra de Dios: nosotros siempre necesitamos una guía para andar por los caminos que no conocemos y es de suma importancia que la palabra de Dios tenga la fuerza en ustedes para guiarlos en todo camino.

Salmos 119:105 (RVR1960)

105 Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.

Dele una oportunidad a la palabra de Dios y digo esto porque muchas veces escuchamos los consejos de los amigos y las personas y olvidamos escuchar a quien nos puede dar una palabra certera y útil.

Hay una poderosa promesa de Dios y dice que:

Romanos 8:37 (RVR1960)

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Romanos 8:39 (RVR1960)

Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Note lo que dice aquí: “venceremos con la ayuda de Dios ante todas las situaciones de la vida”

Aférrese a eso y no lo suelte.

Para su reflexión responda las siguientes preguntas:

¿Qué debemos hacer frente a una Crisis?!

¿Qué nos puede guiar en esa situación tan difícil, donde pediríamos consejo?

Según el texto Bíblico ¿Qué cosas pueden realmente separarnos del amor de Dios?

Si nada nos puede separar de Dios, ¿esto incluye también de nuestra pareja?

Conclusión:

Si usted está separado en este momento de su pareja, comience orando a Dios, pídale que le ayude, trate de acercarse a su pareja con disposición al diálogo. No espere resultados tan rápidos, recuerde que se va a necesitar tiempo para resolver algunas cosas.

No suelte la idea de reconstruir su núcleo nuevamente y expréselo de la mejor forma, el Señor le ayudará.

Sabemos que la separación es un proceso muy traumático, pero entendemos que frente a una crisis debemos buscar más que nunca a Dios.

Abramos nuestra vida a poder discutir sanamente los problemas y así lograr una solución.

La Biblia puede guiarnos, también recibir ayuda de consejeros cristianos que usen la palabra de Dios como guía.

Nunca deje el espacio para dividir ni separar lo que Dios ha unido.

Contáctanos

- Like us -

 

Facebook

 

Artículos