Artículos

Archivo de los Boletines quincenales

Ezequiel 44:23 Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les
enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio.

Quiero comunicarle una definición de santidad revelada por Dios. Dios puso en mis labios esta
definición y quiero trasmitirla hoy, no es otra cosa que lo que la palabra de Dios dice pero
expresado para que lo entendamos.
Yo necesito que usted se concentre ya que es muy importante que usted entienda y si es
necesario lea esto varias veces.

La santidad es buscar la ayuda de Dios para hacer las cosas que nos convienen y
realmente debemos hacerlas, es que Dios nos ayude y guíe a que podamos realizarlas.
Vivir en santidad no es ser un santo (como entendemos nosotros ser bueno y
milagroso).
La santidad es caminar en el camino de la santidad que Dios marca para nosotros.
No somos santos por nuestros hechos, andamos en santidad y eso nos promueve a ser
santos delante de Dios.
Mucha gente piensa que el santo es el que ha hecho cosas buenas o milagrosas, ningún
santo existe que puede haber hecho cosas ni buenas ni milagrosas, solo Cristo fue santo
en este sentido también en su manera de ser y de actuar, por lo tanto nosotros al vivir en
santidad vivimos de tal manera en cual caminamos el camino que Dios a establecido* para
nosotros y repito y ese camino en bueno para nuestra vida.

No sigo mis deseos, mis conveniencias, sigo lo que Jesús me dicta a hacer, hago lo que se que a
Dios le agrada y a mi me conviene.

Andar en santidad le conviene a todas las personas, es la única garantía de bendición y es la
única forma de vivir en paz, con Dios, con los hombres y con nosotros mismos.

La santidad es declararle una guerra a nuestras hormonas, si soy tentado por esto digo „No
eso no me conviene a mi“ eso no conviene a los santos de Dios, eso no agrada a Dios.

Andar en santidad es afectar todo lo que hacemos, es poner a lo que hacemos el sello de lo
correcto. Es actuar como Dios actúa y como Cristo nos enseñó.

Debemos andar en santidad por la sencilla razón de que Dios es santo y si andamos con el
andamos por ese camino.

Dios no tiene favoritos en ningún sentido, él va a juzgar a todos por igual, o sea la recompensa
esta clara según cómo andamos. No podemos andar en Luz y en tinieblas a la vez, la luz y las
tinieblas no son compatibles es más la luz no deja oscuridad por ellos debemos andar el luz.

La santidad nos acerca a Dios y nos lleva a la comunión con el Espíritu Santo. Debemos
pedir a Dios que cree en nosotros un corazón limpio, puro y recto.

Si queremos entrar a la presencia de Dios, si ese es nuestro anhelo, si lo que buscamos al llegar a
su casa (la Iglesia) es ser llenos de la presencia de Dios, en donde seamos librados de toda
carga y opresión diabólica, tenemos que vivir, limpios puros, sin idolatría y mentiras. No
hay presencia de Dios a menos que haya un ambiente adecuado en donde Dios mismo
pueda entrar. NO hay limpieza en donde hay basura, y así es en la presencia de Dios.
Pensamos que vivir en santidad no es fácil, decíamos antes las hormonas, las tentaciones, los
problemas, el orgullo etc. etc. TODO eso y sumado a este mundo en el cual con todas sus cosas
nos arrastra. Pero tenemos que entender que andar en santidad no es un sacrificio sino lo
contrario es ser fortalecido, vea este texto:

Job 17:9 Los justos siguen avanzando,
y los de manos limpias se vuelven cada vez más fuertes

Por lo tanto y a diferencia de cómo hemos creído vivir en santidad es estar FUERTES,
PLENOS.

Usted quiere agradar a Dios no hay otro camino, no existe otra salida.

¿Está usted andando en santidad?

Si está en pecado: Será libre de culpa y recibirá perdón, si está endemoniado. Será Libre de toda
opresión diabólica, si está enfermo él nos dará sanidad o la vida eterna, si tenemos miedo, el
amor echará fuera el temor. Cuando andamos en santidad experimentamos libertad y limpieza.

Para andar en santidad usted tienen que aprender lo que vimos en nuestro texto central:
diferenciar entre lo santo y lo profano:

Ahora lo santo es:

Apartado para y por Dios.

Lo profano es:

1. adj. Que no es sagrado ni sirve a usos sagrados, sino puramente secular.
2. adj. Que no demuestra el respeto debido a las cosas sagradas.
3. adj. Libertino o muy dado a cosas del mundo.

Vamos a la práctica diaria:

Muchos se preguntarán ¿cómo hago para saber si es camino de santidad o no?

Sencillo, solo pregunte se a usted mismo: ¿Esto agrada a Dios? si no puede responder
esto busque en la Biblia que dice al respecto, y si no encuentra lo más facial es llamar a un
hermano o un consejero o a los Pastores y pregunte: ¿Está bien esto?

Se anima a caminar en santidad, propóngaselo hoy, pacte delante de Dios para este 2014.

Yo le aseguro que si usted anda en santidad recibirá bendición.

José Luis Malnis
Pastor

Contáctanos

- Like us -

 

Facebook

 

Artículos

Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe nuestras noticias y boletines directamente en tu email.

Al suscribirte aceptas los términos y condiciones de nuestras políticas de privacidad.

Políticas de privacidad (Datenschutzerklärung)

Términos y Condiciones
Gracias por suscribirte.